14 de julio: ¿Libertad, Igualdad, Fraternidad?

Greenpeace_France_Liberte_egalite_fraternite.jpgPocos días antes de la segunda vuelta de las presidenciales francesas, Greenpeace “se tomó” la Torre Eiffel, descolgando desde su estructura una enorme pancarta, que rezaba el viejo lema de la Revolución Francesa: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

Aquello fue, por decir lo menos, un acto desesperado que buscaba sumar voluntades, para impedir que llegara al poder el ultraderechista Frente Nacional, con Marine Le Pain a la cabeza.

Hoy, que se conmemoran 228 años de la toma de la Bastilla parece propicio reflexionar a partir del incidente reseñado, acerca de la vigencia de aquel lema. Porque no obstante la mucha agua que ha pasado bajo los puentes del Sena, pareciera ser que al menos en Francia, aún resuenan los ecos de aquellas tres palabras. Porque cuando la República y la institucionalidad democrática eran amenazadas en las urnas, se apeló nuevamente a su sustancia, que es la base fundacional no solo de la poliarquía francesa, sino también de la democracia y sus principios en buena parte del mundo.

Por ello es que la demanda por “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, nos debe interpelar en pleno siglo XXI. Sobre todo porque aún hoy, los fanatismos y los dogmas, la codicia y el individualismo, campean a sus anchas y se interponen en la realización plena del ser humano. Y los librepensadores y librepensadoras no pueden quedarse impasibles frente a aquello.

Así que como dice La Marsellesa, hijos e hijas de la Patria, en marcha, porque las tiranías de distinto cuño, aún hoy, se levantan contra nosotros.